viernes, 8 de agosto de 2008

10 de Agosto: Dìa del Niño

Carta a mis padres


Sé lo mucho que me quieren, cada uno lo demuestra permanentemente en cada acto, en cada lugar y relación que nos une. Pero por ese amor que sienten hacia mí y por el que yo siento hacia ustedes quiero que me den la posibilidad de ser libre, de crecer de la manera más pura y desatada de obligaciones que pueda.

Déjenme jugar con la alegría que de por sí me representa, déjenme ser un niño, que a mí me gusta serlo.

No quieran que logre cosas que tal vez sean importantes, pero para otro momento, y que buscarlas ahora, representaría perder otras en pos de aquéllas y a las que considero hoy importantes.

Déjenme vivir la edad que tengo pues sólo pasa una vez por mi vida. No planifiquen tanto con mi vida, ni conmigo, no se desesperen por mis derrotas y menos aún no se sientan derrotados, pues el dolor que me produce perder, termina cinco segundos después del llanto y ya ni me acuerdo, volviendo a sentir alegría por jugar y ser aún un niño.

No busquen triunfos a través mío, no pretendan hacerme como fueron o no pudieron serlo. No malgasten el tiempo, soy un niño y quiero serlo.

A ustedes, padres, elijan un club donde mandarme, si es posible que me guste y tenga un profesor que me prepare para un día ser un buen deportista , pero no hoy.Hoy quiero hacer lo que siento, me gusta y puedo. No quieran que sea un chico grande, busquen que sea un gran chico... Sé lo que sufren en un torneo cuando compito, pero no me gusta que pase así, pues en ese momento yo soy feliz, estoy jugando. Y pareciera desde adentro que compitieran los de afuera por nosotros, que se tuvieran celos entre padres, que sufrieran por el triunfo que no llega o por el rendimiento que no puedo darles. Pero si me dieran tiempo y entendieran que esto ahora tiene que ser así, que en el deporte como en la vida, todo tiene su tiempo, seguramente un día podría dárselos... ¡Por favor! Déjenme jugar sin presiones, sin retos, sin tantas correcciones, sin ver la triste realidad de verlos pelear por mí... ¡Por favor! Dejen que juegue solo, dejen que me divierta, dejen que sea feliz, soy un niño, no lo olviden, soy un niño... y una sola vez en la vida...
Anónimo



El Día del Niño -que históricamente se festejaba en la Argentina el primer domingo de agosto- se celebra desde 2003 en coincidencia con Chile, el segundo domingo, debido a que la Cámara del Juguete pidió el cambio atendiendo a una necesidad mercantil.

En la Argentina esto obedeció a que el primer domingo podía caer a comienzo de mes, cuando muchos padres no habían cobrado aun su sueldo, por lo que las ventas de juguetes disminuían. Para la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Día Universal del Niño es el 20 de noviembre por dos poderosas razones: en esa fecha de 1959 se aprobó la Declaración de los Derechos de los infantes y en 1989, se sancionó la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño. La ONU recomendó que todos los países instituyeran el festejo para promover la fraternidad entre los niños y la realización de actividades tendientes a su bienestar, pero dejó a cada nación en libertad de elegir la fecha.


FELIZ DIA DEL NIÑO!!!!